Hoy hablamos de los signos para bebés y los colores.

Diversos estudios confirman que los bebés pueden discriminar los diferentes colores desde los 5 meses, pero el asociar el nombre con el color y mostrarlos correctamente no suelen hacerlo hasta los 3 años. Sobre los 2 años, algunos niños empezarán a utilizar los colores para describir algunos objetos y para expresar sus preferencias. A partir de los 3/4 años en adelante, los niños muestran más facilidad para aprender los colores menos habituales y sobre los 5 años pueden tener aún dificultades para expresar los diferentes tonos de un mismo color.

El aprendizaje de los colores, depende de diversos aspectos: madurativos y sociales. Aprender los nombres de los colores no es una tarea sencilla, los colores son nombres abstractos y se necesita cierta maduración cognitiva para su comprensión. Por otro lado, cuántas más oportunidades y más experiencias con los colores tengan los pequeños, antes asociarán los colores con sus nombres.

Los signos pueden facilitar el aprendizaje de los colores.  Pronunciar a menudo el nombre del color junto con la ejecución del signo ayudará a su adquisición. Algunas actividades para realizar son: escoger piezas de un sólo color entre varios, seleccionar varios objetos del mismo color, emparejar calcetines, pinzas de colores con cartulinas, observar los colores de la naturaleza, de alimentos como las frutas, utilizar cuentos, canciones…

 Se recomienda no aprender varios colores a la vez para evitar la confusión. Además, es importante no insistir demasiado; no interesa que el pequeño se sienta presionado o que pierda el interés por la actividad. Finalmente, debes saber que las edades siempre son orientativas. Cada niño y niña tiene su propio ritmo de maduración. Si existen dudas sobre algún tipo de daltonismo, se recomienda una valoración médica sobre los 3 años de edad.